Seguros-para-abogados

Seguros para abogados

Los colegios de abogados suelen contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra a sus colegiados con un límite de cobertura y una franquicia. Sin embargo, todo abogado en ejercicio, de forma voluntaria, así como las sociedades profesionales (estas de manera obligatoria) pueden contar con una ampliación de la cobertura contratada por su colegio de abogados.

Seguros para abogados: Responsabilidad Civil

Es la responsabilidad en la que incurre la empresa o el profesional asegurado por los daños materiales, personales y sus perjuicios económicos derivados, así como los daños patrimoniales primarios, involuntariamente causados a terceros o clientes, consecuencia de los errores u omisiones cometidos en el desarrollo de su actividad profesional.

El seguro de responsabilidad civil profesional del abogado tiene como objeto garantizar, hasta el límite pactado, el pago de la indemnización correspondiente por los daños a un tercero derivados de un error profesional del abogado.

La actividad asegurada es el ejercicio de la actividad de abogado, sea de forma individual o mediante despacho profesional, y por regla general (debe tenerse en cuenta el clausulado específico de cada Colegio porque puede variar), se incluye también a los pasantes, becarios, personal dependiente y herederos, legatarios, representantes legales y causahabientes en caso de muerte, capacidad o insolvencia.

Coberturas disponibles

Responsabilidad civil profesional abogacía:

Se garantiza la Responsabilidad Civil Profesional que directa, solidaria o subsidiariamente se le pueda imputar al Asegurado derivada de daños causados a clientes o terceros en el desarrollo de su actividad profesional.

Responsabilidad patronal:

Reclamaciones de empleados o trabajadores por los daños y perjuicios causados por la empresa o el empresario en el desarrollo de sus actividades sujeto a responsabilidad.

Responsabilidad civil Mediación civil y mercantil:

Responsabilidad por la mediación, conciliaciones, acuerdos y transacciones, elaboración de dictámenes jurídicos, redacción de contratos y otros documentos para formalizar actos y negocios jurídicos, actuaciones y recursos administrativos y en general cualquier actividad de asesoramiento jurídico que no requiera actuaciones ante los Tribunales de Justicia.

Daños a expedientes y documentos:

Queda cubierto el pago dentro de los términos y condiciones de la presente póliza, y hasta el Sublímite establecido en las Condiciones Particulares, los gastos ocasionados por la reparación, renovación o reconstrucción de los archivos, certificaciones, recibos, facturas, testamentos, contratos, escrituras, actas, testimonios y cualesquiera otros documentos o información magnética del cliente mientras se encuentre en poder del Asegurado.

Supuestos que quedan excluidos de la cobertura

  • Actuaciones ajenas a la actividad propia del ejercicio libre de la abogacía o que vayan más allá de sus responsabilidades legales.
  • Daños personales y/o materiales a bienes muebles o inmuebles en uso o propiedad del abogado. Suelen estar incluidos sin embargo los daños a expedientes o documentos, aunque con un sublímite.
  • Actuaciones dolosas o fraudulentas o con inobservancia voluntaria o incumplimiento inexcusable que hiciera altamente probable el daño.
  • Por reclamaciones anteriores a la entrada de la póliza en vigor.
  • Intervención o recomendación en actividades financieras.
  • Quebrantamiento del secreto profesional.
  • Multas y sanciones penales o disciplinarias.

Coberturas opcionales

  • Responsabilidad civil por Infidelidad de empleados: Cubre tu responsabilidad civil por los actos fraudulentos o deshonestos cometidos por los empleados que tengas en nómina. Imagina que un empleado factura en beneficio propio y sin tu conocimiento, adicionalmente a un cliente tuyo por ampliaciones inexistentes de unos servicios ya prestados y facturados por ti.
  • Reclamación a contrarios: Si una reclamación de un tercero por daños causados por el asegurado con motivo de un siniestro amparado por la póliza ha sido desestimada íntegramente por resolución judicial firme, que acredite la existencia de mala fe o temeridad del reclamante, esta cobertura te garantiza el pago de los gastos judiciales en que haya incurrido al asegurado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *